pauta@adprensa.cl
+56 942154042
+56 954026674

La enfermedad se manifiesta sus síntomas después de tres meses por lo que, actualmente, los productores deben acortar el almacenamiento y limitar los tiempos de exportación, por lo que se generan menores ganancias.

 

Pie de foto: la infección del hongo provoca lesiones necróticas circulares que avanzan al interior del fruto. 

 

Detectar si la manzana, que aparentemente no presenta daño, está contaminada con un hongo dañino, es el objetivo que se propuso un grupo de investigadores de la Universidad de Talca (UTALCA). En el Laboratorio de Fitopatología Frutal, desarrollaron un procedimiento molecular que consiste en predecir el desarrollo futuro de la enfermedad llamada “Ojo de Buey”, generada por el hongo Neofabraea alba.

 

Este hongo, provoca lesiones necróticas circulares en las manzanas, las cuales avanzan hacia el interior de la fruta, haciendo que la pulpa se vuelva parda y que se deteriore en solo tres meses de almacenaje refrigerado.

 

A través de la adjudicación de un Proyecto FIC-R, el Laboratorio busca identificar señales de deterioro que corroboren la presencia del hongo antes de que la fruta manifieste síntomas y luzca firme a simple vista. Debido a ello, hasta el momento, los productores deben acortar los tiempos de guarda a 60 días y limitar  el  periodo de exportaciones antes de que la manzana se pudra completamente.

 

Mauricio Lolas, director del Laboratorio de Fitopatología Frutal y del Proyecto FIC, expresó que este problema es bastante complejo,  ya que “la infección de la lenticela, que es una abertura para intercambio gaseoso que tiene la piel de la manzana, se contamina en el árbol previo a su cosecha. Por lo tanto, el agricultor cosecha una manzana sin problemas y de buena calidad y se la entrega a la empresa exportadora en excelentes condiciones. Sin embargo, después de tres meses de guardada la fruta, esta comienza a manifestar la pudrición. La mayor incidencia y severidad de la enfermedad ocurre en la variedad Cripps Pink o Pink Lady, de cosecha tardía y que generalmente recibe lluvias otoñales”.

 

PROCEDIMIENTO

El trabajo de detección consiste en la creación de sondas específicas que se conectan con el ADN del hongo, por lo que si este está en la lenticela de la manzana, se produce una señal que indica si está o no presente el Ojo de Buey. De esta manera, los productores pueden conocer si su cosecha está infectada.

 

Lolas explicó que “su aplicación efectiva radica en alertar de la presencia de “Ojo de Buey” en manzanas, ya que en el caso de que no hayan infecciones latentes, las manzanas podrán ser guardadas en frío por más tiempo y comercializarse en octubre-noviembre, alcanzando los mejores precios en los mercados internacionales. Por el momento, las manzanas Cripps Pink se guardan algunos días y se comercializan en mayo-junio para escapar a la expresión de las infecciones latentes, alcanzando precios menores y, obviamente, también retornos económicos inferiores. Con esto se busca lograr un mejor retorno económico para la industria manzanera”.

 

El académico añadió que “el Laboratorio de Fitopatología Frutal entregará el servicio a los productores y empresas exportadoras para contar con una herramienta para cuantificar si su fruta está contaminada o no al momento de su cosecha”.

 

En el marco del Seminario “Ojo de Buey en manzanas chilenas: un problema fitopatológico de importancia para su exportación”, organizado por la UTALCA y el Gobierno Regional, los empresarios conocieron el mecanismo desarrollado por los académicos. 

Vicente Vargas, ingeniero Agrónomo de Dole Chile comentó que “esta enfermedad es un problema muy complicado y que nos ha afectado fuertemente en temporadas anteriores por su difícil control, por lo que la herramienta es muy valiosa, pues con investigación aplicada y prospección de huerto, se permite manejar la enfermedad disminuyendo los índices de pérdida”.

Tags:

Los dispositivos permiten generar gran ahorro en pequeños y medianos agricultores, permitiéndoles elegir la fruta en su estado óptimo de maduración.

 

Con sensores fabricados en el país, investigadores de la Universidad de Talca (UTALCA) buscan optimizar las cosechas. Los dispositivos de bajo costo cuyo valor asciende a solo 150 mil pesos, permite a los productores diferenciar la calidad y el momento óptimo de cosecha de cada parcela sembrada, según la variabilidad de campo o variabilidad espacial.

 

La iniciativa desarrollada por el Programa de Adaptabilidad al Cambio Climático en la Agricultura (A2C2) y la Escuela de Ingeniería Civil Mecatrónica de la casa de estudios Maulina, podrá mejorar considerablemente la producción de la fruta que se exporta.

 

César Acevedo, profesor Asociado de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UTALCA y coordinador de la línea de Investigación sobre Variabilidad Espacial del Programa A2C2, indicó que el cambio climático es un fenómeno que viene para quedarse y que impacta en la producción agrícola. Cada vez hay menos agua y las temperaturas promedio están aumentando entre 1 y 1,5 grados, lo que afecta la producción y la fisiología de frutas y vides.

 

APLICACIONES EN VIÑAS

Con los sensores se puede distinguir entre las uvas óptimas para vinificación y aquellas que no cumplen con los estándares. De esta manera, solo aquellas que están en condiciones ideales, serán usadas en la producción.

 

Acevedo explicó que “una de las aplicaciones más útiles es la cosecha diferenciada, es decir, optimizar esta y definir su momento oportuno, haciendo más eficientes los lotes con mayor potencial de calidad y vinificar esta fruta de forma separada de la que no cumple los requisitos. Esto genera que la calidad del lote óptimo no se pierda. El viticultor normalmente cosecha todo al mismo momento mezclando ambos lotes perdiéndose la fruta de alta calidad al mezclarla con la de calidad inferior”.

 

Actualmente, la tecnología disponible en el país no permite a los productores discriminar entre calidades de fruta. “Por ejemplo, para el riego y aplicar químicos en la fruta se requiere de información y del estado fenológico de la planta. Actualmente se hace una medición y se considera  que todo el campo está en el mismo estado. Esto es falso ya que gracias a los sensores se detectan grandes variabilidades en los campos, por lo que no se pueden hacer aplicaciones homogéneas sino que específicas considerando la variabilidad propia de las unidades productivas” agregó Acevedo.

 

AGRICULTURA DE PRECISIÓN

Para César Acevedo, con la variabilidad espacial  -línea de investigación que sigue dentro del a UTALCA- “podremos conocer aquellos sectores que crecen de manera exuberante versus los que crecen de manera deficiente. Considerándose por ende una diferencia en el manejo de la producción, como manejo de follaje o de riego. Estas diferencias gatillan pérdida de rendimiento y de calidad potencial de la fruta a producir”.

 

La Variabilidad Espacial ha existido siempre en la agricultura. Cuando se ingresa a un campo y se observa el crecimiento y calidad de la fruta comúnmente existe una diferencia dentro de las unidades productivas, sean grandes o pequeñas. Estas se pueden monitorear también a través de imágenes satelitales o aéreas como con la utilización de drones, o bien, a través de mediciones con sensores instalados en terreno y distribuidos espacialmente. Estas mediciones identifican todos los sectores de comportamiento diferente desde un punto de vista fisiológico, de rendimiento y cualitativo.

 

“La Agricultura de Precisión y Variabilidad Espacial actualmente tienden a la utilización de pequeños sensores que, a la larga, serán de bajo costo y desechables. Estos deben evolucionar de tal forma que sean baratos para poner muchos de estos en los campos para información y gestionar la variabilidad espacial de sus predios en función de este sensoramiento.  Este es el futuro de la agricultura”, puntualizó  el investigador. 

​ 

Tags:

80 estudiantes de la Facultad de Economía  y Negocios de la Universidad de Talca visitarán la Universidad de Buenos Aires, una de las más prestigiosas del cono sur. 

Pie de foto: En julio de este año, otro grupo de estudiantes viajó a la Universidad de Bayreuth en Alemania.

​Desde 2013, los estudiantes de la Facultad de Economía y Negocios (FEN) de la Universidad de Talca (UTALCA) realizan una gira de estudios internacional con el fin de que tengan una experiencia académica y profundicen sus conocimientos al estar en contacto con profesionales de otras partes del mundo.

 

Este año, la Universidad de Buenos Aires será el destino de 80 alumnos Utalinos, una prestigiosa institución icónica para el cono sur y que cuenta con cuatro premios nobel entre sus egresados.

 

Arcadio Cerca, decano de la FEN UTALCA, explicó que uno de los aspectos más importantes de este tipo de giras es “la internacionalización de nuestros estudiantes. Muchos de ellos nunca ha salido del país y los que han salido tuvieron una gira de estudios con sus colegios, pero son los menos”. Agregó que “les damos la oportunidad a todos nuestros estudiantes, de todos los niveles, de todos los colegios que sin son buenos en los que hacen, si son responsables en el desarrollo de sus proyectos, si tienen un idea innovadora, puedan participar de una experiencia académica y cultural en otro país”.

 

Por su parte, el responsable de la gira del presente año, el director de la Escuela de Auditoría e Ingeniería en Control de Gestión, José Tello Ávila, puntualizó que la visita al país transandino se realiza “principalmente porque es la capital más grande del cono sur, la más cosmopolita, la que tiene las universidades más importantes, específicamente la Universidad de Buenas Aires y, además, porque es la oportunidad para que nuestros estudiantes tengan una experiencia internacional de buen nivel”.

 

En su gira, dedicarán un día a conocer turísticamente la ciudad, luego realizarán una visita coordinada a la Universidad de Buenos Aires, asistirán a una charla académica que realiza alguno de los centros de investigación de la Facultad de Ciencias Económicas del centro transandino, una de las más antiguas de Latinoamérica. De eta manera, tendrán la oportunidad de conocer la experiencia y proyectos de académicos y estudiantes de esa Institución. ​

Tags:

La especialista en migración y académica de la Universidad de Santiago, Dra. Daisy Margarit, afirma que las precarias condiciones en las que viven los extranjeros en Chile y como se evidenció recientemente a propósito de un incendio ocurrido en Estación Central, no solo se debe a la desregulación de los subarriendos o a la carencia de una ley migratoria actualizada, sino que también a la falta de compromiso de las autoridades locales. “Al igual como sucedió con los incendios en Valparaíso, la responsabilidad no solo recae en los vecinos que habitan lugares inadecuados, sino, también se requiere del compromiso del Gobierno local, que debe fiscalizar y otorgar condiciones mínimas para que sus vecinos puedan vivir tranquilamente en esa comuna”, enfatiza.

 

Al menos 30 familias fueron víctimas de un incendio que destruyó casi por completo un inmueble fiscal ubicado en la calle Alberto Hurtado de la comuna de Estación Central hace algunos días. El hecho dejó en evidencia las condiciones de hacinamiento en que viven los inmigrantes en Chile: el recinto siniestrado era ocupado de manera irregular por un ciudadano de nacionalidad uruguaya, que subarrendaba 34 piezas a extranjeros, según informaron sus habitantes.  Al respecto, alcaldes de este municipio y de Independencia responsabilizaron las escasas atribuciones de fiscalización que les permite la legislación asociada al subarriendo.

 

Para la experta en migración y académica del Instituto de Estudios Avanzados (IDEA) de la Universidad de Santiago de Chile, Dra.  Daisy Margarit, las municipalidades también deben asumir su responsabilidad institucional por las condiciones en que habitan los inmigrantes de sus respectivas comunas. “Deben tener claridad respecto a cuáles son sus viviendas inhabitables y, a través de sus Departamentos de Obras, fiscalizar que  no se puedan habitar”, afirma.

 

Para la doctora en sociología y magíster en desarrollo urbano, los municipios deben utilizar sus instrumentos de identificación y focalización para esclarecer cuántos inmigrantes viven en su territorio en estas condiciones precarias.

 

“Al igual como sucedió con los incendios en Valparaíso, la responsabilidad no solo recae en los vecinos que habitan lugares inadecuados, sino, también se requiere del compromiso del Gobierno local, que debe fiscalizar y otorgar condiciones mínimas para que sus vecinos puedan vivir tranquilamente en esa comuna”, sintetiza.

 

No obstante, la especialista reconoce que también existe una responsabilidad civil, tanto de quienes abusan de la precariedad de los inmigrantes para generar ingresos por vías informales y clandestinas, como de los vecinos que no denuncian estas situaciones.

 

Desinformación

 

Para la Dra. Margarit, las situaciones de hacinamiento también son provocadas por la falta de información de los extranjeros que llegan al país, respecto a los beneficios a los que pueden optar, como, por ejemplo, los subsidios de arriendo que ofrece el Ministerio de Vivienda, beneficio que no exige residencia definitiva, sino solo un carnet y demostrar ingresos.

 

“La vulnerabilidad en que se encuentran los inmigrantes, sobre todo cuando recién llegan al país de destino en el cual están buscando trabajo o se están instalando, identificando sus redes sociales, contribuye a que muchas veces tomen malas decisiones y caigan en estas redes clandestinas de abuso, ya sea laboral como en el tema de vivienda”, explica.

 

Además, señala que la ausencia de una ley migratoria actualizada complejiza este problema, ya que no es posible definir los umbrales mínimos que se requieren para avanzar en políticas que garanticen una mejor calidad de vida a los extranjeros en nuestro país.

 

“La situación de la inmigración evidencia aún más los vacíos que tenemos en nuestro país y que, por cierto, van a ir generando estas situaciones de abuso y mayor vulnerabilidad de los grupos excluidos”, concluye.

Tags:

Agenda de Prensa Limitada

Paseo Huérfanos 1055,
Oficina 804,
Santiago Centro,
Región Metropolitana, Chile.

Contactos

pauta@adprensa.cl
+56 942154042
+56 954026674

Servicios

Agenda de Prensa
Previsiones Informativas
Fotoportadas
Boletines Informativos
Listado de Editores de turno
Web ADPrensa
©2018 ADPrensa. Derechos Reservados.

Search