pauta@adprensa.cl
+56 942154042
+56 954026674

La Universidad de Talca es la tercera mejor institución pública del país. Así lo confirmó el más reciente Ranking de Universidades del diario La Tercera que en su décimo octava versión, mostró una radiografía anual de cómo es la percepción de calidad de los planteles evaluados, la calidad de la gestión institucional, de los académicos, de los alumnos y de las investigaciones.

 

La medición destaca que la Corporación maulina fue una de las que adelantó en la tabla, avanzando al noveno lugar nacional -ocupó el número 10 en 2016-, siendo antecedida por casas de estudio centenarias de naturaleza privada como la Pontificia Universidad Católica, la Universidad de Concepción y la Universidad Técnica Federico Santa María, o las estatales Universidad de Chile y de Santiago.

 

Para el rector Álvaro Rojas, que con tan solo 36 años de historia la UTALCA se sitúe entre las más reconocidas instituciones de educación superior a nivel nacional y la primera estatal de regiones, demuestra que la educación de calidad no es un patrimonio exclusivo de  la capital del país.

 

“La excelencia en las aulas y en la formación de nuestros alumnos ha sido siempre nuestro objetivo y eso se refleja en mediciones como esta, así como en otras a las que nos sometemos voluntariamente”, afirmó.

 

Junto con señalar que este resultado es un logro para todos quienes integran la comunidad universitaria, Rojas dijo que también refleja que el desarrollo territorial de la UTALCA en ningún caso ha significado una merma de los altos estándares que caracterizan a la institución.

 

“Hemos ido creciendo y manteniendo nuestro sello de excelencia. En nuestros campus de Ta lca, Linares, Curicó, Santiago y Colchagua, nuestros alumnos pueden acceder a una formación que no solo hará de ellos profesionales de primer nivel, sino que además, serán responsables de su actuar y con conciencia social”, expresó.

 

El rector añadió que “estar una vez más en una posición destacada demuestra que desde regiones sí se puede hacer universidad con altos estándares de gestión, investigación, docencia e infraestructura, entre otros muchos aspectos”.

 

ACADÉMICOS E INVESTIGACIÓN

La Institución también se destacó en la percepción de calidad de académicos y se ubicó en el segundo lugar después de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. Lo anterior, se estableció de acuerdo a las jornadas completas equivalentes (JCE), un estándar internacional que equivale al trabajo de un académico contratado por 44 horas y que la medición tomó en cuenta para este subranking.

 

La publicación explicó que a la U. Católica de Valparaíso “le sigue la U. de Talca, que pese a ser la quinta con el mayor porcentaje de doctorados (49%), tiene a un 97% de sus JCE con el último grado de magíster o especialidad médica, es decir, que casi la totalidad de sus docentes tiene como mínimo un magíster”.

 

Otro de los aspectos destacados en la actual medición, es que la UTALCA subió cuatro puestos respecto al año pasado en calidad de investigación con mil 480 publicaciones científicas entre 2011 y 2015. En este aspecto se ubica en el número 13 de la tabla.

 

También subió en el subranking de calidad de la gestión en el que se tienen en cuenta los años de acreditación institucional, la deserción, la coherencia entre el tiempo establecido que duran los programas y lo que tarda el alumno en titularse; y el número de alumnos por jornadas completas, con lo cual la medición estandariza la carga académica de un profesor.

 

En materia de calidad de alumnos, la Institución se mantiene en el puesto número 10. En este ítem, son tenidos en cuenta promedio PSU y el promedio NEM de los estudiantes. La UTALCA obtuvo un índice ponderado de 90.36.

 

En cuanto al ranking de percepción por carrera, destacan cuatro programas académicos de la Universidad. Arquitectura (6), Derecho (9), Odontología (8) y Psicología (10).​

Tags:

La Universidad de Talca es la tercera mejor institución pública del país. Así lo confirmó el más reciente Ranking de Universidades del diario La Tercera que en su décimo octava versión, mostró una radiografía anual de cómo es la percepción de calidad de los planteles evaluados, la calidad de la gestión institucional, de los académicos, de los alumnos y de las investigaciones.

La académica del Departamento de Ciencia y Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Santiago, Marcela Zamorano, concuerda en la necesidad de que los productos reduzcan aún más sus nutrientes críticos (sodio, azúcar y grasas saturadas), como contempla la segunda etapa de la norma. Sin embargo, indica que la población tardará más de cinco años, al menos, en cambiar su estilo de vida. “Hay una intervención importante que debe hacer el Ministerio de Educación para que los niños elijan comer mejor en su adolescencia y posterior adultez”, afirma.

 

En junio del próximo año comenzará a regir la segunda etapa de la Ley de Etiquetado de Alimentos que obligará, a empresas de productos procesados y envasados, a disminuir aún más los niveles de nutrientes críticos en alimentos sólidos y líquidos. Ello, para no tener que colocarles el sello “alto en” en sus envases.

 

Para la experta en análisis de los alimentos y académica del Departamento de Ciencia y Tecnología de los Alimentos, Marcela Zamorano, esta nueva disminución de nutrientes como sodio, azúcar y grasas saturadas es absolutamente necesaria para que “la industria reformule sus productos, incluyendo materias primas que permitan estar aún más bajo de esos límites que, se ha estudiado y demostrado, influyen en que la población presente obesidad”.

 

Sin embargo, descarta que la normativa provoque modificaciones inmediatas en los hábitos alimenticios de la población. “No tendremos resultados en cinco años”, asegura la especialista. “A más largo plazo”, continúa, “hay que ir cambiando los hábitos alimentarios, y para eso hay una intervención importante que tiene que hacer el Ministerio de Educación para que los niños elijan comer mejor en su adolescencia y adultez”.

 

La académica estima que, en un periodo de tiempo mayor, la norma sí repercutirá en cambios en la intención de compra de las personas, pero insiste que esto también va acompañado de los grados de información que manejen respecto de lo que se ingiere y cómo repercute en la salud.  No obstante, valora que el reglamento limite aún más que las empresas produzcan estos alimentos, obligándolos a reformular aún más su oferta para evitar impactos en la salud.

 

“Cada uno de estos nutrientes está relacionado con enfermedades no transmisibles que en los últimos 50 años ha ido aumentando en nuestra población, y que son causa de muerte temprana y grandes costos para la salud pública”, explica. Entre estas, menciona la hipertensión, los infartos, la resistencia a la insulina, la diabetes y los accidentes vasculares.

 

Por eso, llama a la industria a reemplazar estos ingredientes usando otras materias primas que, aunque pueden ser más costosas, resultan más beneficiosas que los aditivos, considera.

 

En síntesis, “la obesidad, en las últimas encuestas de salud, demuestran que no ha disminuido. Por lo tanto, son políticas que van más allá, más a largo plazo. Con todo, sí es importante ir limitando y que la población se acostumbre”, concluye.

 

Tags:

La enfermedad se manifiesta sus síntomas después de tres meses por lo que, actualmente, los productores deben acortar el almacenamiento y limitar los tiempos de exportación, por lo que se generan menores ganancias.

 

Pie de foto: la infección del hongo provoca lesiones necróticas circulares que avanzan al interior del fruto.

 

Detectar si la manzana, que aparentemente no presenta daño, está contaminada con un hongo dañino, es el objetivo que se propuso un grupo de investigadores de la Universidad de Talca (UTALCA). En el Laboratorio de Fitopatología Frutal, desarrollaron un procedimiento molecular que consiste en predecir el desarrollo futuro de la enfermedad llamada “Ojo de Buey”, generada por el hongo Neofabraea alba.

 

Este hongo, provoca lesiones necróticas circulares en las manzanas, las cuales avanzan hacia el interior de la fruta, haciendo que la pulpa se vuelva parda y que se deteriore en solo tres meses de almacenaje refrigerado.

 

A través de la adjudicación de un Proyecto FIC-R, el Laboratorio busca identificar señales de deterioro que corroboren la presencia del hongo antes de que la fruta manifieste síntomas y luzca firme a simple vista. Debido a ello, hasta el momento, los productores deben acortar los tiempos de guarda a 60 días y limitar  el  periodo de exportaciones antes de que la manzana se pudra completamente.

 

Mauricio Lolas, director del Laboratorio de Fitopatología Frutal y del Proyecto FIC, expresó que este problema es bastante complejo,  ya que “la infección de la lenticela, que es una abertura para intercambio gaseoso que tiene la piel de la manzana, se contamina en el árbol previo a su cosecha. Por lo tanto, el agricultor cosecha una manzana sin problemas y de buena calidad y se la entrega a la empresa exportadora en excelentes condiciones. Sin embargo, después de tres meses de guardada la fruta, esta comienza a manifestar la pudrición. La mayor incidencia y severidad de la enfermedad ocurre en la variedad Cripps Pink o Pink Lady, de cosecha tardía y que generalmente recibe lluvias otoñales”.

 

PROCEDIMIENTO

El trabajo de detección consiste en la creación de sondas específicas que se conectan con el ADN del hongo, por lo que si este está en la lenticela de la manzana, se produce una señal que indica si está o no presente el Ojo de Buey. De esta manera, los productores pueden conocer si su cosecha está infectada.

 

Lolas explicó que “su aplicación efectiva radica en alertar de la presencia de “Ojo de Buey” en manzanas, ya que en el caso de que no hayan infecciones latentes, las manzanas podrán ser guardadas en frío por más tiempo y comercializarse en octubre-noviembre, alcanzando los mejores precios en los mercados internacionales. Por el momento, las manzanas Cripps Pink se guardan algunos días y se comercializan en mayo-junio para escapar a la expresión de las infecciones latentes, alcanzando precios menores y, obviamente, también retornos económicos inferiores. Con esto se busca lograr un mejor retorno económico para la industria manzanera”.

 

El académico añadió que “el Laboratorio de Fitopatología Frutal entregará el servicio a los productores y empresas exportadoras para contar con una herramienta para cuantificar si su fruta está contaminada o no al momento de su cosecha”.

 

En el marco del Seminario “Ojo de Buey en manzanas chilenas: un problema fitopatológico de importancia para su exportación”, organizado por la UTALCA y el Gobierno Regional, los empresarios conocieron el mecanismo desarrollado por los académicos. 

Vicente Vargas, ingeniero Agrónomo de Dole Chile comentó que “esta enfermedad es un problema muy complicado y que nos ha afectado fuertemente en temporadas anteriores por su difícil control, por lo que la herramienta es muy valiosa, pues con investigación aplicada y prospección de huerto, se permite manejar la enfermedad disminuyendo los índices de pérdida”.

Tags:

Parkinson, enfermedad de Huntington y, especialmente, Esclerosis Lateral Amiotrófica, son las enfermedades que se estudian en el recientemente inaugurado Centro de Investigación en Células Madres y Neurociencias de la Universidad de Talca (UTALCA).

A cargo de los investigadores Mónica Carrasco y Juan Carlos Tapia, el equipo de trabajo del Centro utiliza una diversidad de técnicas celulares y moleculares para entender y desarrollar alternativas terapéuticas eficaces para el tratamiento de estas enfermedades.

 

El Centro es el primero en regiones y el pionero de su tipo entre las universidades estatales. En él se han invertido más de mil 500 millones de pesos, fondos propios de la Universidad de Talca y recursos regionales a través de proyectos concursables.

 

TERAPIAS

La investigadora del Centro, Mónica Carrasco, aseguró que “este es un centro que pretende estudiar cómo se conectan las neuronas” y respecto al proyecto Fondecyt que se adjudicó la unidad explicó que “nosotros estamos estudiando muy fuertemente los mecanismos que matan las neuronas en la Esclerosis Lateral Amiotrófica o ELA y lo que queremos es entender, en un primer paso, cómo se mueren las neuronas para luego proyectar una terapia. Lo que buscamos no es revertir la enfermedad porque a una edad tardía es difícil, pero tan solo parar la progresión va a ser un tremendo avance y va a tener un tremendo impacto en la familia”.

 

El también investigador Juan Carlos Tapia hizo hincapié en que “estamos estudiando por primera vez los diferentes tipos celulares presentes en el cerebro, sus características anatómicas, funcionales y moleculares. El conocer esta información, nos permitirá desarrollar métodos terapéuticos que ayuden a mejorar enfermedades neurodegenerativas en las cuales la conectividad neuronal se encuentra alterada. Con esta información, queremos luego modificar agentes genéticos y/o farmacológicos que puedan detener o retardar el proceso de envejecimiento en estas células”.

 

CONSOLIDACIÓN

Con esta inauguración, la Institución maulina consolida su Facultad de Ciencias de Salud. Al respecto, Álvaro Rojas, rector de la Casa de Estudios afirmó que “lo que queremos desarrollar en la Facultad de Ciencias de la Salud es el área de la investigación avanzada, lo que hoy día inauguramos, es uno de los centros más avanzados que existe en nuestro país en un tema tan relevante como son las enfermedades neurodegenerativas. El poder contribuir a solucionar algo que es endémico en Chile y en nuestra región, sin lugar a dudas, genera una serie de expectativas que nosotros queremos satisfacer adecuadamente y cualquier aporte que podamos hacer va a ser importante”.

 

Rojas añadió que “aquí se van a formar también doctorandos y postdoctorados, vamos a tener líneas de investigación abierta, muchos proyectos de investigación y lo que hoy día es una piedra fundacional, esperamos que mañana sea un gran centro donde nuestra Universidad pueda hacer una contribución efectiva a enfermedades que son muy complejas de tratar y muy difícil de vivir para las familias”.

 

En el nuevo edificio que alberga al Centro de Investigación, funcionan dos laboratorios: el primero dedicado al estudio de interacciones entre neuronas y su entrono, y el segundo en el que se desarrollan nuevas herramientas en el campo de la conectómica o conexiones neuronales.  Solo en la adecuación de sus 119 metros cuadrados, la Institución invirtió 112 millones de pesos, lo que junto a los fondos regionales y a la compra de equipamiento, suma un total de mil 500 millones de pesos.​​

Tags:

Agenda de Prensa Limitada

Paseo Huérfanos 1055,
Oficina 804,
Santiago Centro,
Región Metropolitana, Chile.

Contactos

pauta@adprensa.cl
+56 942154042
+56 954026674

Servicios

Agenda de Prensa
Previsiones Informativas
Fotoportadas
Boletines Informativos
Listado de Editores de turno
Web ADPrensa
©2018 ADPrensa. Derechos Reservados.

Search